Hoy día se escuchan y debaten entre el colectivo de arqueros, las diferentes versiones del tiro instintivo, lo que ha creado diversidad de opiniones dentro del mundo del tiro con arco en esta modalidad.

Básicamente se utilizan tres técnicas diferentes.

1ª Instintivo, intuitivo, natural, etc.

Según la experiencia profesional y tras reunirme y debatir con algunos grandes arqueros de dentro y fuera de nuestro país, ésta sería una de las conclusiones a la que hemos llegado.

Lo más correcto quizás sería decir tiro intuitivo ya que el arquero aprende a intuir donde quiere disparar la flecha.                                                                                                                                                                                                                                                                 

Este sistema de tiro se basa en la coordinación de visión, memoria y ejecución ya que al ir repitiendo los mismos disparos hacia el objetivo la memoria va reteniendo toda la información necesaria para ir corrigiendo las desviaciones o alturas e ir aproximándose hasta el blanco.

Nuestra visión al ser binocular nos da la capacidad para unir dos imágenes en una sola, ésta está determinada por un ojo guía o director que es el que marca la dirección hacia el blanco y el otro ojo secundario es el que calcula la profundidad de campo hacia el blanco. Al percibir dos imágenes totalmente diferentes son elaboradas en nuestro cerebro y a través de impulsos nerviosos nos permite poder coordinar a través de nuestra memoria muscular y visión el disparo hacia el objetivo.

Algunos ejemplos como el baloncesto, el tenis, beisbol o golf, son deportes muy similares ya que llega un momento en que a base de muchas repeticiones, se va perfeccinando la técnica y mentalmente se va recalculando la dirección , distancia o impulso que se debe efectuar hacia el objetivo para poder corregir los errores.

Un factor determinante para esta técnica de tiro es la potencia del arco utilizado y el peso de la flecha, ya que donde conseguiremos mejores resultados será en las distancias más cortas, igual que el baloncesto (cuanto más lejos tiremos a la canasta más difícil será acertar debido a la fuerza y coordinación que tendremos que utilizar para lanzar la pelota) y solamente a base de mucha práctica y repeticiones conseguiremos ir aproximándonos hacia el objetivo.

Esta técnica de tiro es la que exigirá un entrenamiento más constante, ya que si pasamos largos periodos sin practicar, cuando volvamos a utilizarla deberemos volver a enseñar y coordinar nuevamente la ejecución y las repeticiones en nuestros tiros.

 

2ª Split vision o visión periférica:

En este caso miramos al objetivo directamente, pero indirectamente debido a nuestra visón periférica estamos viendo perfectamente en segundo plano la dirección de la flecha hacia la diana.

En esta modalidad a diferencia del gap shooting solamente varía el enfoque que utilizamos hacia la diana, en el primero centramos toda nuestra visión en un punto que en este caso sería la punta de la flecha, mientras que en el segundo caso aunque miramos al centro de la diana estamos viendo todo lo que hay a nuestro alrededor.

En realidad estas técnicas están enlazadas y tienen varios puntos en común, la diferencia radica en la atención con la que enfocamos nuestra visión en el momento del tiro.

En el tiro intuitivo concentramos la vista donde queremos dar, pero la visión periférica ya está analizando donde está el arco y la punta de la flecha. Aunque no lo miremos, la mente ya está teniendo en cuenta la posición en el espacio del arco y la flecha a través de la visión periférica, eso permite que cuando volvemos a repetir el tiro nuestro cuerpo se recoloca para rectificar el tiro a través de la información observada, permanentemente y a través de la vista nuestro cerebro realiza los ajustes del tiro de forma autónoma(intuitivo) para conseguir la precisión.

Evidentemente cuanto más alto es el anclaje más facilitamos que la visión periférica controle la altura de la flecha y la posición global del arco, ya que está más cercana al foco principal de observación.

En este segundo escalón, la split visión. Aquí se trata de prestar mucha más atención a lo que la visión periférica está observando, y otra vez cuanto más alto es el anclaje más facilitamos la visión de la flecha cerca del punto que queremos acertar. Ahora ya puede aparecer la palabra visor o apuntar, ya que analizamos de forma consciente la altura de la flecha respecto al lugar del impacto, hay que recordar que en intuitivo esta fase la  desarrolla el cerebro de forma autónoma y a base de repeticiones va transmitiendo información a los grupos musculares, brazo de arco y cuerda y a pequeñas rectificaciones en busca de la precisión, por ese motivo el tiro intuitivo necesita de mucha más práctica. En split visión ya se pueden utilizar esas referencias pensadas y preparadas en función de la distancia a las dianas.

Como comentario interesante, uno de los videos de Byron Ferguson explica esta forma de tiro y que él empezó a tirar así, pero que de practicar tanto al final dió el salto al tiro intuitivo. También explica que Howard Hill tiraba utilizando la split vision, según él hay un libro que se llama Bowhnting, the hard way, en el que Howard explica que tiraba siendo muy consciente de su visión periférica.

3ª  Gap shooting .

Es el tercer escalón, aquí ya el foco de atención o visión principal se centra en la punta de la flecha y en su proyección sobre una referencia, inferior o superior, de donde queremos impactar (en la visión secundaria o periférica tenemos la diana). En este tipo de tiro ya necesitamos medir la distancia al objetivo y colocar la punta de la flecha en un lugar determinado que previamente habrá sido estudiado mediante el entrenamiento, ya que hay que saber calcular todas las distancias para saber donde colocar la punta de nuestra flecha. Esta forma de tiro es una de las más utilizadas y ofrece unos resultados más rápidos a la hora de subir de puntuación.

Lo interesante de todo esto es que todas las técnicas son superflexibles ya que se pueden practicar todas juntas, incluso con una sola flecha, puedes abrir el arco, fijar una referencia y luego trasladar la atención a donde quieres tirar, es decir partir de una posición de apuntado consciente y luego liberar la mente concentrándote en la diana.

Cada uno puede elegir la forma con la que se encuentre más seguro, incluso se pueden mezclar estas diferentes técnicas como usar referencias para tiros largos o más intuitivos a los tiros cortos.

Cada arquero es diferente y muy libre de utilizar la técnica que mejor se adapte a sus necesidades ya que a día de hoy no conozco a nadie que practique este deporte sea a nivel de competición o a nivel recreativo que le guste tirar las flechas fuera de la diana,  siempre se busca obtener los resultados más rápidos.

Cualquier arquero que quiera probar la complejidad de tirar hacia un objetivo lo más intuitivo posible es muy fácil de demostrar, simplemente debe dejar de buscar un anclaje sólido en el rostro e ir alejando lo máximo posible la flecha de la altura de los ojos, comprobará que cuanto más se aleje de estas referencias será mucho más difícil acertar en el blanco.

 

Escrito elaborado por:

Jose Menchon y Luis Santiago.